Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Menú
Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Antoine Lebeau
por Nyx Sáb Feb 25, 2017 7:34 am

» Ludwig von Liechteinstein || Demonio
por Nyx Miér Feb 22, 2017 5:47 am

» Suguru Oomi || Kitsune/Geisha
por Nyx Miér Feb 22, 2017 5:38 am

» Dominique de Saint-Pierre [Perfido]
por Nyx Mar Feb 21, 2017 3:48 am

» Codigos de Animadores
por Nyx Jue Feb 16, 2017 7:21 am

» Tablillas para Post [Verdammnis]
por Nyx Jue Feb 16, 2017 12:05 am

» Mykhailo Triazulo || Satiro
por Nyx Vie Feb 03, 2017 2:13 am

» Alphonse D. Hamilthon || ID
por Nyx Jue Ene 26, 2017 7:41 pm

» Nathan ID
por Nyx Jue Ene 26, 2017 7:35 pm

» Caputas de Pantalla
por Nyx Sáb Ene 21, 2017 7:37 am

Afiliados hermanos 6/10
Afiliados Elite 31/55
Crear foroJurassic Park: The Walking Fossils

Nathan ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nathan ID

Mensaje por Nyx el Sáb Oct 01, 2016 1:53 am





NathanDollAparenta 20 añosMascota / Sin Dueño
Datos Básicos
Posición: Uke
Grupo: Mascota
Raza: Doll
Ocupación: Por el momento trabaja como asistente en una empresa de electrónicos.
Nacionalidad: ... no recuerda.

Descripción Psicológica
Comúnmente tiene una facción en su cara de desapego, pareciera que nada le importase y viera todo con indiferencia, aunque en realidad es que él, ha olvidado todo. Habla con demasiada calma, incluso pareciera que contesta solo por cortesía y muy difícilmente  podrá tener algún tipo de reacción diferente a la sorpresa, la indiferencia y quizá el miedo. No recuerda absolutamente nada de ese amo, solo sabe que su anterior amo, tenía ojos violetas y cabello blanco, nada más. Sabe su propio nombre, porque lo tiene tatuado en su bajo vientre y por qué lo recuerda vagamente en algunos de esos recuerdos que ha tenido entre sueños y cuando se pone a observar sitios específicos. No es violento, y prefiere rehuir de todo aquel que se le cruce enfrente, aunque no es maleducado y responde indiferentemente sin modificar su vocabulario pero cortésmente. Con las demás personas siempre será completamente desapegado, de hecho muy indiferente, ya que en realidad, no comprende del todo sus emociones programadas, así que las aisla, como si fuese un archivo defectuoso en su cabeza. Es sumamente estricto con aquellos que quedan a su cargo y es mucho más meticuloso de lo normalmente cualquiera podría ser, gracias a que la "personalidad" que ha quedado actualmente, es muy estricta hasta consigo mismo. Nunca llegará tarde a ningún lugar, ni un minuto antes ni un minuto después. Podría decirse que es alguien atento, ya que en su trabajo, siempre está al pendiente de los que le rodean aunque no esté tan consciente de ello, o eso es lo que las demás personas piensan, ya que para Nathan, el ser atento con los que te rodean, te trae un ambiente agradable para trabajar y las personas se desarrollan mejor en ese ambiente. Al no poder "controlar" emociones, no se enoja, no se enfada ni toma a mal absolutamente nada. Es muy literal a la hora de hablar, incluso podría parecer que toma todo de esa forma para molestar a las personas.
Descripción Física
Fue creado con una hermosa piel blanca, de apariencia cremosa y suave. De unos ojos impresionantemente aguamarinas, que depende mucho del estado de ánimo en el que se encuentre, pueden oscurecerse o aclararse. Posee un par de marcas en su espalda, las cuales aparentan ser lunares, los cuales eran marcas que su anterior amo le colocó como marca distintiva. Su cabello es precioso del color de sus ojos en tonalidades aguamarinas. Fue creado de una forma perfecta en el cuerpo de un humano varón de una edad promedio de 19 años, aun cuando en realidad no está tonificado, es delgado y con atractivas formas.. De una altura de 1,76, peso aproximado de 90 kilos por cuestiones de construcción. Su brazo izquierdo, no funciona bien.



Historia
Nathan no recuerda absolutamente nada, más que detalles vagos.

Recuerda que su amo, fue un empresario programador muy importante y poderoso, y también sabe tres cosas más: tenía cabello platinado, ojos violetas y está muerto.

Un día apareció entre basura, totalmente desnudo, como si hubiese sido desechado, estaba desorientado completamente y tenía unas cuantas averías no tan importantes en su cuerpo. Su brazo izquierdo tiene una ruptura importante que hace que apenas si podía moverlo, y aunque definitivamente no puede repararlo completamente -ya que no cuenta con el dinero para hacerlo., ha intentado al menos, hacer que la avería no se vuelva más importante.  

No sabe exactamente las circunstancias de lo que sucedió, pero sabe que hubo un accidente, dónde su amo perdió la vida y Nathan tuvo un importante impacto al intentar defender a su amo, obviamente al no lograrlo y teniendo averías menores por todo su cuerpo, aunque la mas grave, está en su brazo izquierdo, tuvo un golpe en la cabeza perdiendo incluso recuerdos que pudo haber tenido con su amo, recuerda trozos cortados, como la voz de su amo, diciéndole por su nombre, una casa, una mesa, alguna que otra caricia, e inclusive los ojos de su amo, mirándole atentamente con una sonrisa. De alguna forma, se siente culpable de aquel accidente, así que se mantiene alejado de los humanos, para prevenir esas situaciones.

Deambuló por las calles de Verdammnis, con ropas andrajosas que encontró y algunas personas le dejaron y aunque nunca pudo esconder del todo su belleza creada artificialmente.

Un día, un niño estaba llorando en una de esas calles, con un juguete que era un pequeño robot descompuesto, el niño, lanzó el robot que terminó en los pies del Nathan quién lo recogió y casi como si hubiese sido "magia" lo hizo caminar de nuevo para sorpresa del niño, el cual, resultó ser el hijo de uno de los dueños de una gran empresa de programación y de creación de robots.

De algún modo, aquel hombre, agradecido de haber encontrado a su hijo perdido y reparado aquel juguete para el niño, le ofreció un trabajo que Nathan aceptó, simplemente para dejar de deambular.

Actualmente, vive en un departamento modesto, con las cosas totalmente necesarias para vivir dentro de los límites de la Nueva tokyo. Trabaja en esa empresa que es propiedad de aquel hombre, como un empleado más, aunque aún recuerda vagamente a su dueño.



Headcanons
► Adora el aroma al chocolate
► Cualquier persona que tiene cabello blanco, le recuerda a su anterior amo
► Adora a los animales
► Su color favorito es el violeta y el aguamarina
► Su cabello es algo que nunca dejará que lo toquen, ya que recuerda apenas que era algo que su anterior amo amaba.
► Nadie sabe que es una mascota.
Wishlist
► Secretamente quiere encontrar un buen amo
► Poder tener una manera de recobrar sus recuerdos.
► Poder acercarse a las personas, sin tener esa sensación de que no controla sus sentimientos.
Gustos
► Cantar
► Poder ver animales, especialmente aves, gatos o perros.
► Le encantan las flores, especialmente las rosas.
► Ama el Violeta, y más si es en los ojos de alguien
► Le gusta cocinar, ya que es diestro en eso.
► Dibujar y pintar, era una de las cosas que siempre disfrutó hacer para su amo.
Disgustos
► Odia a las personas que maltratan a los animales
► Detesta sentirse solo.
► El cabello negro
► El aroma horripilante de los callejones
► Sentirse inutil
Ai Mikaze - Uta no Prince-sama 2000%
Mensajes : 337
Fecha de inscripción : 26/06/2015
Ver perfil de usuario http://eternellenuit.foroactivo.mx

Nyx
La Diosa de la Noche

Volver arriba Ir abajo

Re: Nathan ID

Mensaje por Nyx el Jue Ene 26, 2017 7:35 pm

Edmond L. Bertrand escribió:Era uno de esos exasperantes y frustrantes ciclos, una de esas conflictivas fases que cada tanto aquel escritor debía atravesar cada vez su musa inspiradora decidía súbitamente tomarse vacaciones sin previo aviso, estaba bloqueado, total, completa y absolutamente y no importara cuánto tiempo o cuán intensamente observara aquella satinada hoja de papel perfectamente envuelta en aquella antigua máquina de escribir, seguiría estando en blanco de todas formas, era un hecho y cuánto antes Edmond lo reconociera, mayor sería la probabilidad de realizar alguna otra productiva actividad, más aquel era obstinado como él solo, lo único productivo que quería hacer era escribir, era como el cuento de nunca acabar; se levantó de su lugar para servirse la vaya uno a saber qué número de taza de café, como si simplemente la cafeína fuera suficiente para resolverle todos sus problemas, obviamente que no podría pero lo intentaba igual, cuando de repente lo que parecía ser un llamativo y colorido trozo de papel cayó de su escritorio, ¿cuándo había llegado allí?, ¿cuánto tiempo había estado allí sin levantar sospechas?, no lo recordaba, tampoco es que importa demasiado ya que aquel trozo de papel había cumplido el objetivo para el cual había sido creado, llamar la atención del escritor – Un evento nocturno en el parque de diversiones y atracciones de Verdammnis… - musitó para sí mismo mientras leía en voz alta el contenido de aquel volante, eso es lo que era, una invitación a un evento a realizarse en aquel extravagante parque del que el escritor tan sólo había oído hablar más nunca había ido, nunca le había llamado la atención tampoco hasta ahora, tal vez… tal vez un poco de distracción no le vendría mal, para nada mal, por lo que sin pensarlo dos veces finalmente dejó aquella solitaria habitación.
 
No lo había notado antes, no se había dado cuenta, puede que debido a su impaciencia, puede que debido a la falta de sueño y es que recordar la última vez que Edmond había dormido era una muy difícil tarea, ya no importaba, ya no,  aquel había sido un horrible y estúpido error, nunca debería haber salido de aquella habitación en primer lugar ni siquiera de aquella ciudad, ¿cómo es que no se había percatado de ello mucho antes?, cuando leyó aquel panfleto tan sólo vio que la fecha, que el número allí escrito coincidía con el marcado en el calendario y nada más, no había pensado que hubiera alguna razón especial por la que lo tenía marcado en rojo o que aquella fecha tuviera algún significado especial más que el ser tan sólo un número más rodeado de otros tantos y ahora lo entendía, viendo aquel vistoso y llamativo cartel en colores negros y anaranjados que se extendía a lo largo de las puertas de entrada de aquel parque de diversiones, observando todas aquellas calabazas adornando los puestos de souvenirs de los alrededores, todas aquellas falsas telas de arañas y sus dueñas adornando las ventanillas donde la gente reunida compraba sus boletos de entrada, todos aquellos niños disfrazados de los más disparatados personajes corriendo por doquier gracias a la adrenalina y kilos de azúcar que tenían encima, ahora lo entendía y se arrepentía, todo al mismo tiempo.
 
Era Halloween, también llamado día de brujas o noche de brujas, una de esas extrañas festividades que uno ama obsesivamente u odia repulsivamente, sin nada entre medio, o blanco o negro sin ningún tipo de posibilidad de encontrar una escala de grises entre ellos y en el caso de cierto apático escritor sin dudas la segunda opción era la correcta, sí, la segunda, la destinada al odio, uno muy profundo hay que decir y es que no solía ser así, a Edmond le gustaba aquella festividad, sin embargo, gracias a variadas películas que últimamente habían llamado la atención de los niños siempre terminaba confundiéndolo con cierto personaje que al principio le resultaba divertido pero luego de varios años de la misma repetición todo aquel respeto y admiración por aquella festividad se había convertido en odio y repulsión y ahora estaba atrapado en medio de una muy confusa y extraña pesadilla pues cuando finalmente se había dado cuenta de qué trataba todo aquello, cuando finalmente se destinaba a volver al camino por el que había llegado, un par de sujetos lo habían obligado a seguirlos, por no decir que directamente lo había arrastrado hacia el interior de aquel parque, ‘seguridad’ decían algunos de distintivos que llevaban, ‘organización’ decía otros, sí, una vez más lo había confundido con quien no era y había terminado en el seno de aquel parque diversiones, realmente… ¿cuán estúpida se volvía la gente durante Halloween?... ¿no podía notar las diferencias acaso?....
 
-Señoras y señores, niños y niñas… ¡Es hora de nuestro evento sorpresa de Halloween!- comenzó a enunciar una estrepitosa voz, resonando por aquellos parlantes que abundaban en el lugar y contario al entusiasmo de aquellos que lo rodeaban un sudor frío recorrió la nuca del escritor, por alguna razón aquello le daba mala espina… muy mala espina… -Escondido en algún lugar de éste parque se encuentra uno de nuestros agentes disfrazados de alguien muy peculiar y particular… alguien dueño de una famosa fábrica de chocolate… alguien que posee el único boleto dorado que les otorgará un pase libre para el parque durante todo el resto del año…. Sí, señoras y señores, niños y niñas… ¡encuentren a Willy Wonka y ganarán el evento!- ni bien hubo terminado de hablar aquella voz, Edmond comenzó a sentirse observado, muy observado, apenas una rápida mirada  por encima de su hombro le había dicho todo lo que necesitaba saber, << No... no me digas que...>> ni siquiera terminó aquella idea que ya estaba alejándose lo más rápido que podía de aquel lugar, necesitaba esconderse y rápido, aquellos niños no era más simples humanos, eran violentas bestias sedientas de sangre, sangre de Edmond y es que aquellos obtendría su boleto dorado a como diera lugar. 

<<¿Qué demonios les dan de comer los padres a esas bestias?... ¿Carne de velociraptor rex?...>> se preguntaba a sí mismo y con cierto sarcasmo Edmond sin siquiera detenerse a pensar que ni siquiera tenía sentido lo que pensaba, trató de despejar su mente y recuperar el aliento en aquella zona donde había buscado refugio de aquella salvaje marabunta… ¿dónde estaba?, se rehusaba a volver a abrir aquella puerta que daba hacia el exterior, tal vez debería quedarse por allí dentro, es decir, estaba lo suficientemente desolado y oscuro y ni bien hubo terminado de pensar en ello un escalofriante grito se oyó en la lejanía y de la nada, un payaso sangriento con una sierra eléctrica se apareció cercano a Edmond lo que hizo que el escritor de adentrara aún más en aquel tenebroso laberinto en el que había caído y es que cualquiera huiría en semejante escenario, allí no había lógica ni sentido común ni razón que valiera, nada daba más miedo que un tétrico payaso con una sierra eléctrica, bueno, tal vez aquellos niños… no, definitivamente ese payaso, en eso estaba, tratando de salir de aquella casa del horror en la que había caído, porque eso era y hubiera sabido si hubiera entrado por la puerta principal, ‘Horror Circus’ era el nombre de aquella atracción por lo que sangrientos payasos era lo mínimo que iba a encontrar, cuando en eso aquel escritor se llevó por delante a alguien más –Lo siento…- fue lo único que alcanzó a decir cuando antes de observar a quién se había llevado por delante en su intento de huida algo más robó su atención, dirigió su vista hacia aquel siniestro payaso que aún lo seguía, ese tétrico sonido de aquella sierra que resonaba en la oscuridad y esa insana sonrisa que levemente se reflejaba en aquella filosa y peligrosa hoja parecían salidos de la más retorcida de las pesadillas….
Mensajes : 337
Fecha de inscripción : 26/06/2015
Ver perfil de usuario http://eternellenuit.foroactivo.mx

Nyx
La Diosa de la Noche

Volver arriba Ir abajo

Re: Nathan ID

Mensaje por Nyx el Jue Ene 26, 2017 7:35 pm

Hide and Seek
Priv. Edmond l. Bertrand || Casa del Terror - Parque de Atracciones
Nathan era curioso por naturaleza. Su fabricación fue programada exclusivamente para eso, aunque era un detalle que Nathan no recordaba al haber perdido todas sus memorias. Por lo que cuando recibió aquel volante en sus manos un par de días atrás, lo guardó dada que su curiosidad le ganó. Si bien miró casi con desinterés al repartidor de volantes, simplemente se dejó llevar por aquella invitación. Ahora por eso estaba esa noche en aquel parque de atracciones.

Sus ojos aguamarina se fijaban en la construcción como tal. No recordaba haber estado físicamente presente en un sitio como ese, le parecía curioso y realmente atractivo a la vista, con aromas de todas las formas de dulzura y comida chatarra por todos lados, gritos de pequeños y grandes que se dedicaban claramente a divertirse en ese lugar. Queria pensar en que alguna vez visitó un lugar así, y quería recordarlo, pero era imposible. Decidió que lo mejor era caminar entre la marabunta de gente.

En cierto momento, las luces se apagaron y los gritos comenzaron a llenar el lugar hasta que la voz del que parecía el organizador, salía de entre todos los sitios.

─ Escondido en algún lugar de éste parque se encuentra uno de nuestros agentes disfrazados de alguien muy peculiar y particular… alguien dueño de una famosa fábrica de chocolate… alguien que posee el único boleto dorado que les otorgará un pase libre para el parque durante todo el resto del año…. Sí, señoras y señores, niños y niñas… ¡encuentren a Willy Wonka y ganarán el evento!─

Levantó una ceja, realmente curioso por aquello pero no le dio importancia. Era un evento para los infantes de aquel lugar, no para él, aunque le gustaría ver a aquel singular ser. Según recordaba de entre la base de datos y los libros, que aquel ser fantástico de aquel cuento, era un hombre con un sombrero de copa alto, vestido con ropas extravagantes pero elegantes. Sería fácilmente encontrado. Sin embargo, otra cosa llamó su atención, justamente otra atracción.

Según artículos que había estado leyendo últimamente, el miedo era la emoción mas poderosa que cualquier ser pudiera experimentar, por eso ese tipo de atracciones que sacaba a relucir el miedo de los asistentes, eran los mas recurridos, así que decidió entrar. En la final, podía ver a niños que corrian de un lado para otro, buscando a aquel ser que les fue encomendado de misión. Se preguntó si el hombre que fuese el desafortunado, pudiera con semejante marea de infantes.

Al entrar, se encontró con un lugar oscuro, si bien tenían que ir agarrados de la mano, al estar al final de la fila, terminó por soltarse, nada le resultaba realmente espeluznante. La mayoría eran sustos realmente de proximidad y gritos, nada más. Ayudados con la oscuridad del lugar. De pronto, sintió a alguien detrás y se giró para encontrarse con algo que realmente le sorprendió. — Willy Wonka. ¿Cierto?  — preguntó como si nada mientras que lo observaba mirar hacia atrás. — ¿Te da miedo el payaso que está detrás?, Solo es un maniquí con una grabación de sierra detrás de la máscara. —explicó casi con desinterés.
Mensajes : 337
Fecha de inscripción : 26/06/2015
Ver perfil de usuario http://eternellenuit.foroactivo.mx

Nyx
La Diosa de la Noche

Volver arriba Ir abajo

Re: Nathan ID

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.